EMOTIVOS TESTIMONIOS DEL ARZOBISPO Y ALCALDE DE CALI EN LA GALA DE LA FRATERNIDAD

EN CALI SE COCINA LA PAZ A TRAVÉS DE LOS COMEDORES COMUNITARIOS

En Cali se cocina la Paz y en esa tarea titánica participa la Alcaldía de Cali, la Arquidiócesis y las gestores y gestores comunitarios que le han puesto el empeño, el tesón y el amor para que diariamente más de 57 mil personas tengan su alimento nutricional.

Son 475 comedores y 1300 gestoras y gestores comunitarios que tienen los insumos básicos quincenalmente; granos, carnes, frutas, verduras, hortalizas, y huevos para preparar sus raciones diarias y de las que se satisfacen niños, jóvenes, adultos, ancianos, población con enfoque diferencial y muy vulnerable y que hacen parte de las 85 mil personas que hoy en Cali no tienen alimento alguno.

Aportes que llegan del programa de seguridad alimentaria y nutricional, Alimentando Sonrisas gracias a la gestión del alcalde saliente Maurice Armitage, de la Arquidiócesis de Cali, a través de la Pastoral Social, Comisión, Vida, Justicia y Paz, que dirige Fray Francisco Nel Leudo, y que ordenan la disposición de los recursos económicos y de logística para que el programa funcione y sea un éxito. Este programa desarrollado a través de los comedores comunitarios, se ha convertido en modelo nacional en el que se une la voluntad estatal, Alcaldía de Cali, la Iglesia, Arquidiócesis y la Comunidad, gestoras y gestores.

Cada uno le pone su ingrediente para que sea un éxito y tenga los resultados esperados. Y hoy esa alianza tripartita, se celebra, se comparte, y se trabaja para que se conserve y fortalezca. Que los 47 mil millones invertidos entre 2016 y 2019, se dupliquen en el próximo periodo gubernamental, 2020 – 2023. Que de 57.337 beneficiarios se pase a 100.000 y que de 475 comedores se llegue a 1.000, son los deseos de quienes celebraron la gran Gala de la Fraternidad el pasado 19 de noviembre en el Centro de Eventos, Valle del Pacífico.

Aquí los testimonios y reseñas de los gestores, autores, protagonistas y beneficiarios de un programa que impacta, que mueve y ante todo que transforma la realidad de una ciudad y de un país que hoy en medio de la convulsión quiere la paz y ante todo la equidad y justicia social. El alimento es un derecho inalienable de todos los habitantes del globo terráqueo. Si hay comida hay paz y si hay paz y progreso.

A continuación el vídeo correspondiente a la Gala de la Fraternidad:
https://www.youtube.com/watch?v=eJecpjKRd0M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *