EL VOLUNTARIADO, UN PRÁCTICA PARA EL CORAZÓN

En el ámbito universitario es muy común hacer un semestre de “practica” que en su gran mayoría es un requisito para poderse graduar  de su carrera, porque en él se pone a prueba los conocimientos adquiridos, o sea que es casi obligatorio, pero hay quienes no esperan que este semestre llegue, sino que desean compartir sus conocimientos y capacidades con los demás de manera desinteresada,  responsable y libremente, sin esperar una remuneración  o una buena nota. En las universidades hay estudiantes, docentes y hasta personal administrativo que ofrecen su tiempo, trabajo y talento para la construcción del bien común en forma individual o colectiva, en organizaciones públicas o privadas nacionales e internacionales o fuera de ello.

Al ser voluntario se tiene la posibilidad de conocer nuevas realidades, tener una visión  de la realidad más allá de la que presentan los medios de comunicación y lo más importante, se contribuye al bien común. Es importante que quienes están en la universidad no ignoraren la realidad  de su alrededor, la cual puede ser muy dura para muchas personas y se puede poner un grano de arena para hacer que esta cambie.

El pasado jueves 26 de septiembre, en la Uniminuto, se reunieron representantes de las Pastorales Universitarias de esta universidad, la Universidad San Buenaventura, la Universidad Pontificia Bolivariana Seccional Palmira, Unicatólica y la Pontificia Universidad Javeriana, para justamente analizar el voluntariado universitario desde una visión espiritual, inspirada por Jesucristo, Nuestro Señor. Además, contó con la presencia de estudiantes de estos distintos centros académicos.

La Pastoral Social de Cali participó en esta jornada denominada “I Encuentro Formativo Doctrina Social de la Iglesia y Voluntariado Universitario”, la cual estuvo llena de grandes reflexiones que enriquecieron a los asistentes. Tuvimos la oportunidad de facilitarle,  a quienes asistieron, tener la gran oportunidad de hablar con algunos de nuestros gestores y gestoras de los Comedores Comunitarios, habitantes de la comuna 18 de Santiago de Cali, sector Las Minas y Sector La Cruz, personas que han llevado el voluntariado a un nivel tan alto que se han convertido en pilares de su comunidad. En un dialogo abierto y sincero, nuestros gestores y gestoras contaron sus experiencias de cómo empezaron como voluntarios y ahora son líderes que permiten que quienes tienen vulnerabilidad alimentaria puedan encontrar con ellos un plato de comida, caliente, delicioso y nutritivo.

Esta gran jornada en donde el voluntariado se miró desde diferentes perspectivas sirvió para entender que quienes lo practican son personas que saben que  invertir el tiempo en ayudar a los demás les deja una gran ganancia en su vida espiritual, hacen que sean personas útiles que marcan diferencia, tiene la oportunidad de aplicar los conocimientos que van adquiriendo su carrera y aprender cosas nuevas que no se enseñan en las aulas de clase, sienten gran bienestar consigo mismos, conocen personas valiosas, y además crecen como seres humanos.

Esperamos que jornadas como estas se sigan realizando y el voluntariado universitario crezca para que así se deje este mundo mejor de como lo encontramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *