GUTE REISE ANSELM KANWISCHER

La Pastoral Social de Cali ha tenido la fortuna de contar con personas inigualables entre sus colaboradores y desde aproximadamente tres años una de ellas llegó desde lejanas tierras para trabajar con nosotros, Anselm Kanwischer, originario de Holanda pero criado en Alemania, llegó a nuestras puertas para ayudar desinteresadamente en la labor que realizamos; su carisma, inteligencia y gran corazón hizo que pronto se integrará a nuestro equipo como cooperador internacional, patrocinado por la diócesis de Aquisgrán – Alemania.

Su nombre, algo difícil de pronunciar correctamente en español, fue adaptado y adoptado por él y por todos los que lo conocen como “Anselmo”, apodo que lo hizo más cercano a la gente y que sorprendía para los que no lo conocían al hablar su español con acento alemán.

Trató de enseñar idiomas como el inglés o el alemán a algunos de los colaboradores de la Pastoral Social, aunque terminó aprendiendo colombianismos y un poco de la jerga valluna y paisa.

Su labor fue muy benéfica para nuestra organización, consiguiendo importantes donativos y apoyos de organizaciones internacionales que permitieron el desarrollo de muchos proyectos y programas.

Se interesó en la población campesina, participando activamente en planes como los “Atrapanieblas” en el corregimiento de la María de Dagua, “Estufas ecológicas” en el corregimiento de Arenillo, municipio de Palmira, entre muchos otros más.

Fue defensor de los Derechos Humanos y de la democracia, participando en espacios como la Red Nacional en Democracia y Paz, donde hizo grandes aportes a las organizaciones miembros.

Ahora, quienes van a tener la fortuna de contar con él, es el lejano país de Camboya, ubicado al sur de la península de Indochina, en el Sudeste Asiático, donde la población carece de un buen nivel de escolaridad, fenómeno que se agudiza en las áreas rurales, ya que no cuentan con una infraestructura básica. Esta nación,  actualmente vive un periodo de posguerra, en el que se busca superar la pobreza, el desempleo, las epidemias, la explotación y la prostitución infantil entre otros fenómenos sociales.

La partida de “Anselmo” deja un gran vacío en la Pastoral Social de Cali y en el corazón de sus colaboradores. No obstante, como lo manifestó nuestro director, el presbítero Fray Francisco Leudo, “nos alegra que ese camino humanitario que sigue, en compañía de Dios, nuestro Señor, estará lleno de aprendizajes y de seguir poniendo un gran aporte para dejar este mundo mejor de como lo encontró”.

Todas las bendiciones y mejores deseos le deseamos y aquí siempre sabe que tiene las puertas abiertas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *