HOMENAJE A LA AURORA QUE ILUMINA LA VIDA DE LOS PACIENTES CON TUBERCULOSIS

La tuberculosis, conocida como “TB” es una infección bacteriana causada por un germen llamado Mycobacterium tuberculosis, la cual puede ser mortal si no se trata adecuadamente, siendo entre otros, víctima de ella, nuestro libertador Simón Bolívar. La bacteria suele atacar los pulmones, pero puede también dañar otras partes del cuerpo. Hoy día existe estigmatización con los pacientes víctima del TB, pero también hay personas que saben que esto no debe de ser así.

En el marco del Día Mundial de la Tuberculosis, la Secretaria de Salud de Cali y la Comunidad en general, hace un reconocimiento a una mujer que desinteresadamente, ha sido clave en la atención de los portadores de TB en la ciudad.

Doña Aurora Castro es una mujer que lleva una trayectoria de trabajo comunitario de más de 40 años, y de esos, lleva más de 10 años ha estado como voluntaria, colaborando con los Servicios de Salud de la comuna 20 de Cali, después de haber vivido una experiencia familiar con la tuberculosis. Esta mujer de gran carácter, decide empezar a ayudarle a las personas víctimas de esta enfermedad, suministrándole medicinas, peor al ver los efectos de la misma y la importancia de que los pacientes tengan una buena alimentación, empieza a proporcionar complementos alimenticios. Inicialmente empieza a ir al centro de salud y les lleva Bienestarina, brindándoles de esta forma amor y protección, a tal punto que quienes laboran en este centro de salud, deciden apoyarle su labor y hacer sentir a los pacientes valorados, ayudando con esto a mejorar el estado anímico de portadores de TB. Ella hace un acompañamiento a las pacientes víctimas de la tuberculosis y colabora con la distribución de los medicamentos que ellos necesitan.

Doña Aurora decidió ir un poco más allá. Ella se recorría las calles de su barrio yendo a llevar los alimentos que conseguía para los pacientes con TB, hasta que tomó una gran decisión; su gran corazón la llevó a convertir su casa en un comedor comunitario conocido como “Girasoles de Vida”, que está ubicado en el barrio Siloé y que atiende a los pacientes con tuberculosis, cabe destacar que quienes no pueden ir hasta el comedor, se les hace llegar a su casa los alimentos. Esta iniciativa tuvo todo el respaldo de la ESE de Ladera, la Pastoral Social de la Arquidiócesis de Cali y la Secretaría de Salud del Municipio, el cual ha servido de intermediario para que otras organizaciones la apoyen y pueda sacar avante este comedor, que es un claro ejemplo de lo que es la atención integral a un paciente, y ha servido para articular el programa de atención de personas con TB de una manera más efectiva en la comuna, porque es su mirada holística el complemento que necesitan los organismos de salud que trabajan en lo relacionado con esta enfermedad.

Con más de 70 años de edad, es un orgullo no solo para su familia sino para toda la comunidad, ganándose el amor y respeto de todos la que la conocen.

En la Pastoral Social de Cali, es admirada por esa labor tan importante que hace y un simple gracias no es suficiente para alguien que ha tocado y transformado vidas.

FL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *